Tipos de libros según su temática

Tipos de libros según su temática

Literarios, de texto, científicos, religiosos… Tipos de libros hay muchísimos, y hoy vamos a hablar de ellos. La temática de cada libro suele influir, además, en factores como el formato, el gramaje y tipo de papel, la tipografía o el tono y estilo de escritura que se utiliza. A continuación os redacto una lista con los tipos de libros más cotidianos que existen y en qué consisten. ¿Cuáles son vuestros preferidos?

Literarios y lingüísticos

Este tipo de libro son los más comunes e incluyen, por ejemplo, las novelas y los poemarios. Es imprescindible que sean libros manejables y ergonómicos ya que su uso es prolongado y el lector debe sentirse cómodo con el libro en la mano. De lo contrario, estaremos dificultando el objetivo final del diseño editorial en un libro: que no se note nuestra presencia y que el libro pueda ser leído correcta y cómodamente.

De texto

Son los libros que se utilizan en los centros de enseñanza. Antiguamente, cuando los medios eran más limitados, solían ser libros algo toscos y complejos de comprender por parte del alumno. A día de hoy hay toda una especialidad en torno a los libros de texto en lo que a diseño editorial se refiere. Se cuida mucho aspectos como tipografía, color y composición para hacer amena y comprensible la lectura, así como para motivar al alumno. Es importante crear ritmos que permitan concadenar una lección con otra, diferenciando correctamente pero sin resultar inconexos ciertos elementos como destacados, ejercicios o títulos de apartado. Todos estos detalles se tienen especialmente en cuenta cuando hablamos de libros de Enseñanza Primaria y Secundaria.

Didácticos y lúdicos

Su público es principalmente infantil. En el caso de los libros lúdicos, el objetivo final es el mero entretenimiento del lector, pero lo más común es que a la diversión también la acompañe la idea de obtener un aprendizaje a través del libro (didáctico). Impulsan la creatividad y la toma de decisiones a partir de estímulos sensoriales. Deben ser libros sencillos que conlleven un exhaustivo estudio previo de la psicología del color y otros asuntos similares, como el uso de formas, tipografía y contraste. Los libros didácticos siempre deben ir acompañados de asesoramiento pedagógico.

Científicos

Todo lo expuesto en estos libros es exclusivamente de carácter científico (medicina, biología, astronomía…), y a menudo se trata de hipotésis o teorías basadas en lo expuesto por otros autores. Por ello, estos volúmenes suelen albergar una amplia bibliografía. También es importante que incluya un índice temático que permita al lector acudir a un tema concreto dentro del cuerpo de texto de la obra.

El lenguaje con que están escritos es técnico, lo que hace que no sean comprensibles para cualquier tipo de público. En el caso de revistas científicas, la maquetación debe seguir unas normas muy estrictas. Cuando hablamos de libros, la libertad en este sentido es mayor.

Técnicos

Sone libros que tratan un tema específico de una manera muy detallada, conteniendo un gran número de tecnicismos. No importa la temática, pero el público objetivo de este tipo de obras siempre es un experimentado en la materia a tratar. Los libros científicos podrían incluirse en esta categoría.

De consulta

Solo se utilizan para realizar consultas rápidas, como es el caso de un diccionario o una enciclopedia. Son muy útiles como apoyo cuando nos encontramos inmersos en la lectura de una obra compleja; los libros de consulta complementan a este tipo de libros de difícil lectura. También se emplean comúnmente cuando realizamos una investigación (como podría ser una tesis).

Biográficos y autobiográficos

Los libros biográficos narran la vida de una persona a través de sus logros, fracasos y experiencias a lo largo de los años. Estos libros pueden ser escritos post mortem o cuando el protagonista aún vive. En este caso es un tercero quien redacta la biografía. Por otro lado, los libros autobiográficos son aquellos escritos en primera persona relatados por el propio autor.

De viajes

Este género tuvo su mayor exponente durante el siglo XIX, con el movimiento cultural del Romanticismo. Los escritores se enfrascaban en prolongados viajes a lo largo de países extranjeros, cuyas vivencias recogían en diarios que solían ilustrar con mapas y otros dibujos.

Desde los albores de la literatura en Occidente la idea de un viaje a través de parajes exóticos y desconocidos ha sido algo muy atrayente para los escritores. En los libros de viajes se relata en primera persona la aventura del autor por tierras extranjeras.

Sagrados o religiosos

Son libros que sirven como base para la religión de la que traten. Su formato es variable, especialmente según la época a la que pertenezcan. Se consideran de inspiración divina y muchos de ellos provienen de sabiduría que ha sido transmitida de manera oral hasta finalmente ser puesta por escrito.

Deja un comentario