Partes del libro impreso (2/2)

Partes del libro impreso (2/2)

En la entrada de hoy vamos a seguir hablando de la anatomía del libro. Esta vez, y para dar por finalizado este tema, nos centraremos en el interior. A esta parte del libro también se la denomina tripa. Reconozco que es una palabra un tanto extraña para referirse a un libro, pero no os asustéis si escucháis a algún diseñador editorial mencionarla… es muy común, os lo prometo.

La tripa del libro se puede dividir en tres partes diferentes, que a su vez se segmentan en una serie de subpartes. Estas son:

  • Pliegos de principios

  • Cuerpo de la obra

  • Finales

A continuación os detalle parte por parte con todo su contenido:

PLIEGO DE PRINCIPIOS

También conocido como principios, es todo aquello que va antes del propio cuerpo de la obra (en una novela, por ejemplo, el cuerpo de la obra se conformaría por los capítulos de la propia historia). El pliego de principios suele culminar en la dedicatoria.

El pliego de principios está formado por las páginas de cortesía, la portadilla, la portada…

Páginas de cortesía

Tienen su origen en cuando antaño los impresores solían añadir una hoja en blanco al principio del primer pliego con el fin de proteger el contenido. De esta manera, aquellos autores que no podían permitirse encuadernar sus libros, contaban con una pequeña protección. Más tarde, esa costumbre se siguió practicando cuando la encuadernación ya era una práctica normalizada; y a día de hoy es una práctica común. Las páginas de cortesía se tienen en cuenta en la numeración total del libro.

Portadilla, anteportada o falsa portada

Es la primera página impresa del libro; en ella suele figurar solo el título de la obra. Debe ser igual o muy parecida a la portada, pero con un texto a cuerpo menor. En ediciones de bolsillo esta parte del interior del libro se suele omitir. La portadilla siempre va en página impar, a la derecha.

Contraportada o portada ilustrada

Es el reverso de la portadilla, por lo que va en página par o izquierda. No es tan habitual su uso en libros actuales, y su nombre (portada ilustrada) se debe a que a menudo se aprovecha para incluir ciertos adornos u ornamentos. Sin embargo, lo más común es que esta página no sea más que una página en blanco.

Portada

Esta es una de las páginas más importantes del interior del libro. Aunque solemos llamar erróneamente portada a la cubierta del libro, la verdadera portada es esta. En ella deben aparecen el título, subtítulo, nombre del autor y el logotipo de la editorial como mínimo. En ocasiones, especialmente en el caso de ediciones antiguas, aparecen otra serie de datos como el número de la edición, el año de la edición o el número del tomo. Antiguamente se solía complementar esta página con toda clase de ornamentos.

Solemos llamar erróneamente portada a la cubierta del libro. La verdadera portada se encuentra en el interior y en ella suelen figurar el título de la obra, el subtítulo, el nombre del autor y el logotipo de la editorial.

Página de créditos o de derechos

También se conoce como página legal, y es una parte imprescindible del libro. En ella aparece todo lo referente a copyright y quiénes han intervenido en la creación de la obra, desde el propio autor hasta la editorial o la imprenta. Aunque en España no existe una norma que rija el contenido de esta página, por lo general los datos que aparecen son los mismos o muy parecidos en todos los libros:

  • Edición: fecha y número de la edición; y también de la reimpresión, en caso de que las hubiera, incluyendo el número de ejemplares impresos.
  • Título original: solo para aquellos libros que han sido fruto de una traducción. Se debe indicar el nombre original, así como la editorial de este. El nombre del traductor también es un dato que debe aparecer aquí.
  • Reserva de derechos y copyright: sirve para expresar la prohibición de copiar y reproducir la obra o partes de ella bajo delito. También figuran los nombres de las personas que ostentan derechos de autor sobre la obra, como pueden ser el autor, la editorial, el diseñador, el ilustrador… precedidos del símbolo ©.
  • ISBN: (International Standard Book Number) sirve para identificar a un libro, y consiste en un número de 13 dígitos.
  • Depósito legal: es de carácter obligatorio, y consiste en la obligación de depositar la obra en una institución pública para su distribución, alquiler o venta. Para realizar el depósito legal es imprescindible la existencia de un ISBN.
  • Pie editorial y pie de imprenta: debe figurar el domicilio y nombre (y otros datos, como la web o el teléfono de contacto si se desea) de la editorial y la imprenta.

Índice de contenidos

Consiste en un compendio de todos los capítulos y partes que contiene el libro, que aparecen con el título seguidos del número de la página donde dan comienzo. Gracias a él, el lector puede desplazarse por el libro rápidamente en busca de algún pasaje en concreto.

Notas previas

Dentro de esta categoría entran una serie de posibles partes del libro: prefacio, prólogo, preámbulo, presentación, aclaración, introducción… No siempre aparecen, pero son bastante comunes. Pueden estar escritas por el propio autor o por terceros. Las escritas por el autor suelen ir inmediatamente antes del cuerpo de texto, mientras que las escritas por otros van entre la página de créditos y la dedicatoria.

Las notas previas pueden tener distintas funciones. Por ejemplo, pueden explicar la manera en que ha de leerse o consultarse la obra, tratar acerca del contexto histórico, hablar de la vida del autor, etc.

Dedicatoria

Este es el primer texto escrito por el autor que nos encontraremos en el libro, salvo si se incluye una «Nota a la presente edición». Actualmente las dedicatorias suelen ser un texto muy breve e íntimo.

Lema

Figura después de la dedicatoria, y suele ser algún texto que ha inspirado al autor para escribir el libro. A menudo son poemas o frases.

CUERPO DE LA OBRA

Esta es la parte que más nos interesa a los lectores: es el texto principal del libro. Suele estar dividido en capítulos, pero también puede estar compuesto por partes que a su vez albergan capítulos.

FINALES

Esta última parte no suele ser habitual en obras literarias, como puede ser una novela, pero sí es muy común en libros técnicos.

Anexo

Los anexos acostumbran a ser «capítulos» que complementan la información contenida en el cuerpo de la obra, de manera aclaratoria, para mejorar el entendimiento de la misma. Los anexos pueden estar formados, por ejemplo, por gráficos e imágenes.

Apéndices

Se diferencian de los anexos en que no son esenciales para comprender la información del cuerpo de la obra. A menudo son un añadido escrito por el editor y no por el autor del libro. Si el apéndice se elimina, la obra no se ve afectada de manera importante.

Bibliografía

De carácter obligatorio en textos científicos, permite conocer todas las obras que el autor ha consultado para escribir el libro. En ocasiones podemos encontrarnos con bibliografías que ocupan un tercio o más del total de la obra. La maquetación de la bibliografía es muy exigente y debe hacerse de un modo muy concreto, algo que tenemos que tener siempre muy en cuenta  los diseñadores editoriales.

Índices

En ocasiones el índice de contenidos se coloca en esta parte, al final de la obra. Por otro lado, existen una serie de índices distintos a este. El más común es el índice temático, el cual muestra de manera minuciosa y ordenados alfabéticamente, todos los temas tratados en el libro. Esto facilita enormemente al lector la tarea de buscar un tema en concreto. El índice de contenidos es una de las partes más complicadas de elaborar para los maquetadores, ya que requiere de gran precisión y atención por su parte (además, aviso de que es muy tedioso de hacer). Es recomendable que sea revisado varias veces por un corrector.

En el índice temático se muestran, de manera minuciosa y ordenados alfabéticamente, todos los temas tratados en el libro.

Glosario

Consiste en una lista de palabras acompañadas de su definición con el fin de facilitar la lectura y el entendimiento al lector.

Colofón

Esta es una de mis partes preferidas del libro, y es un detalle que cada vez se obvia más y empieza a caer en desuso. Proviene del latín colŏphon, y se puede traducir como fin. Suele consistir en unos pocos datos: lugar y fecha de impresión, tipo de papel, tipografías y, en ocasiones, los programas de maquetación.

Y para terminar, aquí va la infografía completa que ya os adelanté en la primera parte de este post:

Deja un comentario